La endodoncia o tratamiento de conducto consiste en la eliminación total de la pulpa dental (mal llamada nervio) del interior del diente, la completa desinfección de los conductos radiculares y su relleno hermético con un material inerte. Tiene como finalidad la conservación del diente para que pueda ser reconstruido en su forma y función.

Cuando la pulpa del diente se enferma o se daña, ya sea por caries profundas, enfermedad periodontal, traumas dentales (recientes o pasados) y/o restauraciones defectuosas, es necesario tratarlos oportunamente, de lo contrario se pueden formar infecciones, provocando dolor e inflamación causando daño al hueso y a los tejidos vecinos.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lea y acepte nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted